¿Cuánto vale tu madre?: Relevancia versus medición

Archivos

Si lees medios relacionados con la gestión de empresas no pasan muchos días sin leer el mantra más conocido de  “lo que no se puede medir no se puede gestionar”.  Muchas veces se hace para promover la medición de resultados de la gestión, pero muchas veces para indicar que si algo no se puede medir se debe ignorar en la gestión, o por menos no priorizar.
Esta actitud le hace mucho daño a la responsabilidad empresarial que en general involucra actividades que tienen costos tangibles, medibles, en el corto plazo y beneficios en el largo plazo,  muchos de ellos no tangibles, no medibles.  Si solo podemos (¿queremos?) gestionar lo medible la responsabilidad empresarial será menor a la que la sociedad requiere, porque los costos sí cuentan y los beneficios no medibles no cuentan.  Algunos dirán que no toda la responsabilidad debe estar sujeta a un análisis de costo-beneficio, que la empresa debe ser responsable por razones morales, éticas, de solidaridad, etc. De acuerdo, pero hay muchos escépticos que necesitan que se les demuestre el valor comercial  de la responsabilidad. Son esos los que dicen que solo lo medible es gestionable.

Pero el ignorar los aspectos de gestión no medibles es equivocarse de culpable.  El problema no son los aspectos no medibles, el problema es la medición.

Publicado el 15/12/2015 por Marine Pages